sábado, 4 de junio de 2022

Bergoglio contradice el Mandato de Jesucristo


 
Mateo 28:19
Id, pues, e instruid a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
 
La Gran Comisión: Marcos 16:15-16
Por último, les dijo: "Id por todo el mundo; predicad el Evangelio a todas las criaturas. El que creyere y se bautizare se salvará; pero el que no creyere, será condenado. 
 
AC21DOJ.org 
 
San Jerónimo
Este orden se considera como esencial. Mandó a sus Apóstoles que enseñasen primero a todas las gentes, después que los bautizasen con el sacramento de la fe y que después de la fe y del bautismo les enseñasen todo lo que debían hacer. Por esto sigue: "Enseñándolas a observar todas las cosas que os he mandado".
 
Teofilacto
O bien: a todas las criaturas, esto es, creyentes e incrédulos. "El que creyere, prosigue, y se bautizare", etc. Porque no basta creer; que el que cree y no está bautizado todavía, el catecúmeno, no ha alcanzado aún la salvación, sino imperfectamente.
 
San Gregorio Magno, homilia in Evangelia, 29
Pero se dirá tal vez cada cual a sí mismo: Yo seré salvo porque he creído. Y así será en efecto, si une las obras a la fe; porque la verdadera fe consiste en que no contradiga la obra lo que dice la palabra.
"Pero el que no creyere será condenado".
 
 

Lucas 24:47

y que hay que predicar en su nombre el arrepentimiento y el perdón de los pecados a todas las naciones, comenzando por Jerusalén. 


 
 
Bergoglio  se opone a la Obra del Espíritu Santo.
 
 La Fiesta de Pentecostés contradice la AntiDoctrina que promueve el Falso Papa Bergoglio
 Con la Venida del Espíritu Santo comenzó la obra apostólica de la Iglesia de hacer proselitismo para ganar almas para Cristo.


Catecismo Mayor de San Pío  X


Venida del Espíritu Santo. Predicación de los Apóstoles
 
114. Los Apóstoles, siguiendo las órdenes de su divino Maestro,
recogiéronse luego al cenáculo de Jerusalén. Allí, por espacio de diez días, esperaron en oración al Espíritu Santo que Jesús les había prometido, y que bajó sobre ellos en forma de lenguas de fuego-la mañana del día décimo, llamado Pentecostés. 115. Ellos entonces, mudados en otros hombres, empezaron dé repente a hablar diversas lenguas, según el mismo Espíritu les movía a hablar. Aquellos días moraban en Jerusalén judíos de todas las naciones; una multitud de ellos acudió a presenciar aquel prodigio, y en un sermón que hizo San Pedro sobre las profecías verificadas en la persona de Jesucristo y los milagros obrados por Él, convirtiéronse tres mil oyentes. Algunos días después, el mismo Pedro, junto con el Apóstol San Juan, tras una milagrosa curación de un tullido de nacimiento, hablando a aquella multitud de judíos, trajo a la fe otros cinco mil. No sólo en Jerusalén, sino en toda la Judea, donde predicaban los Apóstoles, iba creciendo el número de los creyentes. 116. Pero luego los ancianos del pueblo y los príncipes de los sacerdotes comenzaron a perseguir a los Apóstoles, y llamados y reprendidos ásperamente, les intimaron que no hablasen más de Jesús. Ellos respondían: No podemos callar lo que hemos visto y oído; juzgad vosotros mismos si es lícito obedecer a los hambres, desobedeciendo a Dios; los prendieron, con todo, y maltratáronlos; hicieron morir al diácono San Esteban bajo una tempestad de piedras; y los Apóstoles, alegres por haber sido dignos de padecer por Jesucristo, se alentaron más a predicar, y crecía sin cesar el número de los que se convertían.
 



El apostata Jorge Mario Bergoglio, en cambio engañando  a las masas les promueve una fraternidad masónica sin necesidad de conversión, ni de bautismo y en su perverso plan sólo exige que las falsas religiones se le unan, eliminando astutamente a Dios y poniéndose en su lugar.
 
 

La Monja mística alemana Santa Hildegarda de Bingen advirtió en su Libro obras divinas XXVII:

Entonces la mayor parte de los hombres abandonarán la auténtica fe católica y se convertirán al hijo de la perdición.”


Todos ésos adorarán al Hombre de la Perdición y, abandonando la fe de Dios omnipotente, proclamarán que no hay ningún obstáculo en desobedecer sus preceptos.

Santa Hildegarda, Alemania 1179

“Atraerá a la gente dándole completa libertad de dejar de observar todos los mandamientos divinos y eclesiásticos, ´perdonándole´ sus pecados y exigiendo que sólo crean en su divinidad… Concederá libertad total de los mandamientos de Dios y de la Iglesia y permitirá que todos vivan según sus pasiones… Se esforzará por hacer que la religión sea conveniente. Dirá que no es necesario ayunar ni amargarse la vida con renunciación.”

 “En realidad el Anticristo, poseído por el diablo, cuando abra su boca para su perversa enseñanza destruirá todo lo que Dios había establecido en la Ley Antigua y en la Nueva, y afirmará que el incesto, la fornicación, el adulterio y otros tales no son pecado.” Hildegardis Bingensis, Liber Divinorum Operum. Cura et studio Albert Derolez et Peter Dronke. In: CCCM. Vol. 92, Turnhout, Brepols, 1996, pp. 451-452.

Bergoglio acompaña a los pecadores impenitentes al Infierno. 


El Catecismo # 1864 nos enseña que quien se niega deliberadamente a acoger la misericordia de Dios, mediante el arrepentimiento, rechaza el perdón de sus pecados y la salvación ofrecida por el Espíritu Santo.

Igualmente San Pablo demuestra que el Evangelio que predicó  y anunció es auténtico,  así como lo hizo  Jesús, San Pedro (Cf. Hechos 2:38), San Juan Bautista, todos ellos predicaron el Evangelio del arrepentimiento.
Hechos 26:20  anunciando... que debían arrepentirse (convertirse) y volverse a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.
 Mateo 4:17 -
Desde entonces empezó Jesús a predicar y decir: Haced penitencia, porque está cerca el reino de los cielos.
 
 “Arrepentíos y creed en el Evangelio” (Marcos1:15)
 
¿Por qué la blasfemia contra el Espíritu Santo es imperdonable? Porque se trata del rechazo radical a la gracia que Dios ofrece para la conversión. Según Santo Tomás de Aquino es un pecado “irremisible por su misma naturaleza porque excluye los elementos gracias a los cuales se concede la remisión de los pecados”. 

Bergoglio les dice a los ateos que no importa si niegan a Dios, a los idólatras musulmanes que siguen adorando a su falso dios Ala, a los sodomitas que desobedezcan la Ley Natural de Dios y se casan civilmente y que trafiquen con la fábrica de niños y los adopten, a los divorciados que cometen adulterio y comulguen en pecado mortal, a los adoradores de la Pachamama que sigan en su ignorancia adorando a un falso dios, a los luteranos los adula y engaña para que persistan en su herejía, a los cismáticos les besa sus cruces con tal de que lo acepten aunque sigue rechazando las enseñanzas de la Iglesia, mientras en la reuniones con los musulmanes esconde la Cruz para no ´ofenderlos´, le dice a las falsas religiones que tienen razón en su error, a los bergoglianos les hace aceptar la apostasía y les enseña  que los blasfemos, los apostatas, los que niegan el bautismo, los que rechazan a Dios son sus hermanos, mientras les infunde odio contra sus verdaderos hermanos los fieles católicos, etc. Bergoglio está llevando a muchos a la la apostasía y a la impenitencia final. Y todavía  hay ciegos que le llama ´papa´a este impostor enemigo de Dios y de la Iglesia.


 
SANTO DÍA DE PENTECOSTÉS. Del Año Litúrgico de Dom Guéranger
LAS PRIMERAS CONVERSIONES. — El Espíritu Santo que se cernía sobre la multitud continúa su obra, fecundando con su acción divina el corazón de aquellos predestinados. La fe nace y se desarrolla en un momento en estos discípulos del Sinaí que se habían reunido de todos los rincones del mundo para una Pascua y un Pentecostés que en adelante serán estériles. Llenos de miedo y de dolor por haber pedido la muerte del Justo, cuya resurrección y ascensión acaban de confesar, estos judíos de todo el mundo exclaman ante Pedro y sus compañeros: "Hermanos, ¿qué debemos hacer?" ¡Admirable disposición para recibir la fe!: el deseo de creer y la resolución firme de conformar sus obras con lo que crean. Pedro continúa su discurso: "Haced penitencia, les dice, y bautizaos todos en el nombre de Jesucristo, y también vosotros participaréis de los dones del Espíritu Santo. A vosotros se os hizo la promesa y también a los gentiles; en una palabra: a todos aquellos a quienes llama el Señor." 


Con cada una de las palabras del nuevo Moisés se va borrando el antiguo Pentecostés, y el Pentecostés cristiano brilla cada vez con una luz más espléndida. El reino del Espíritu Santo se ha inaugurado en Jerusalén ante el templo que está condenado a derrumbarse sobre sí mismo. Pedro habló más; pero el libro de los Hechos no recoge más que estas palabras que resonaron como el último llamamiento a la salvación: "Salvaos, hijos de Israel, salvaos de esta generación perversa." En efecto, tenían que romper con los suyos, merecer por el sacrificio la gracia del nuevo Pentecostés, pasar de la Sinagoga a la Iglesia. Más de una lucha tuvieron que soportar en sus corazones; pero el triunfo del Espíritu Santo fue completo en este primer día. Tres mil personas se declararon discípulos de Jesús y fueron marcados con el sello de la divina adopción.
 

Juan 14

La promesa del Espíritu Santo

15 Si me amáis, observad mis mandamientos.

16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro consuelo y abogado, para que esté con vosotros eternamente,

17 a saber, el Espíritu de verdad, a quien el mundo, o el hombre mundano, no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conoceréis, porque morará con vosotros, y estará dentro de vosotros.

18 No os dejaré huérfanos: yo volveré a vosotros.

19 Aún resta un poco de tiempo; después del cual el mundo ya no me verá. Pero vosotros me veréis, porque yo vivo, y vosotros viviréis.

20 Entonces conoceréis vosotros que yo estoy en mi Padre, y que vosotros estáis en mí, y yo en vosotros.

21 Quien ha recibido mis mandamientos, y los observa, ése es el que me ama. Y el que me ama, será amado de mi Padre; y yo le amaré, y yo mismo me manifestaré a él.

 

Crisóstomo ut supra.
El Espíritu Santo debía descender sobre sus discípulos de un modo más especial, cuando ya los había purificado de sus faltas, cuando el pecado había sido destruido, y cuando aquellos iban a ser expuestos a los peligros y sufrimientos. No inmediatamente después de la resurrección, a fin de que lo recibiesen con mayor suma de gracias, a causa del mayor deseo.
 
 "El que tiene mis mandamientos y los guarda"
San Agustín ut supra.
Quien los tiene presentes en la memoria y los guarda en la vida; quien los tiene en sus palabras, y los practica en sus obras; quien los tiene en sus oídos, y los practica haciendo; quien los tiene obrando y perseverando, "Ese es el que me ama". El amor debe demostrarse con obras, para que su nombre no sea infructuoso.
 
Teofilacto.
Como diciendo: Vosotros creéis que es signo de amor el contristaros por mi muerte, y yo sólo reputo como signo el observar mis mandatos. Qué ventajas reporta el que ama, lo manifiesta diciendo: "Porque el que me ame a mí, será amado por el Padre, y yo lo amaré".
San Gregorio In Evang. hom 30.
La prueba del amor está en las obras: el amor de Dios nunca es ocioso, porque si es muy intenso obra grandes cosas, y cuando rehuye obrar ya no es amor.
 
San Gregorio ut supra.
Viene en verdad al corazón de algunos, y no hace morada en ellos, porque si bien se vuelven a Dios por la contrición, después, cuando están en la tentación, se olvidan del arrepentimiento y vuelven a sus pecados, como si no los hubieran deplorado. Pero en el corazón del que ama a Dios verdaderamente, Dios desciende y mora: porque de tal manera está penetrado del amor divino, que ni aun en el tiempo de la tentación lo echa en olvido. Verdaderamente ama a Dios aquel que no se deja dominar un momento en su alma por los malos deleites.
Crisóstomo In Ioannem hom., 75.
Y así como Cristo se basta a sí mismo, los discípulos necesitan del auxilio del labrador, por lo cual nada dice de la vid, sino de los sarmientos. "Todo sarmiento que en mí no produzca fruto, lo quitará". Aquí alude implícitamente, al decir fruto, al hecho de que nadie puede estar en El sin las obras.
San Hilario ut supra.
Todos los sarmientos inútiles y estériles que tenga que cortar, serán destinados al fuego.
 
El falso papa Bergoglio no tiene frutos.
Teofilacto.
Los frutos de los apóstoles son las naciones que por su enseñanza han sido convertidas a la fe y conducidas a la gloria de Dios.
 
Que el mundo ame a Bergoglio es prueba de su perversidad.
Crisóstomo ut supra.
Como el padecer por Cristo no era para ellos bastante consuelo, dejando este motivo añadió otro, enseñándoles que es una prueba de santidad el ser aborrecido del mundo; y es de lamentar el ser amado de él, porque sería prueba de nuestra perversidad.
 
San Gregorio Super Ezech hom. 9.
La censura, pues, de los malos es la aprobación de nuestra vida, porque ya se deja ver que algo participamos de la justificación, cuando empezamos a ser desagradables a aquellos que no agradan a Dios, pues nadie agrada en una misma cosa a Dios y a sus enemigos. Porque niega ser amigo de Dios aquel que complace a su enemigo, y es considerado como un adversario por los enemigos de la verdad, aquel que somete su razón a la misma verdad.
 
San Agustín, De verb Dom. Serm. 61
Pero hay gran diferencia entre creer que es Cristo y creer en Cristo, pues que es Cristo, hasta los demonios lo creyeron. Pero cree en Cristo quien espera en El y le ama.
 

3 comentarios:

  1. San Gregorio In Evang hom. 30.
    La palabra griega paraklhto ( 1 quiere decir abogado y consolador. Y se llama abogado, porque se interpone entre nuestras culpas y la justicia del Padre, haciendo que aquellos que de su inspiración se llenan, se conviertan en penitentes. Y se llama consolador el mismo Espíritu, porque libra de la aflicción el alma de aquellos que, habiendo merecido el perdón de sus pecados, los prepara con esa esperanza.

    ResponderEliminar
  2. Crisóstomo ut supra.
    Y como aún los más virtuosos necesitan del labrador, añade: "Y a todo el que dé fruto, lo limpiará, para que dé más fruto". Dice esto por las tribulaciones que a la sazón padecían, manifestándoles que las tentaciones los harían más valerosos, porque el limpiar (esto es, podar) el sarmiento, le hace más fructífero.

    ResponderEliminar
  3. Crisóstomo.
    O bien dice: Estáis limpios por las palabras que he hablado a vosotros, y esto es mientras habéis recibido la luz de la doctrina y os habéis separado del error judaico.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Bergoglio guarda silencio ante la persecución de Daniel Ortega a la Iglesia Católica mientras Ortega lo ensalza como “amigo de la revolución sandinista”

Bergoglio ha traicionado a Dios y a la Iglesia. Leemos en los titulares de las noticias:  "Obispos de Latinoamérica apoyan a prelado re...