martes, 19 de mayo de 2020

Presidente de la Asociación Médica Católica Italiana: “La comunión en la mano, es más contagiosa que la comunión en la Boca”

El Presidente de la Asociación de Médicos Católicos contradice la justificación que se utilizó para imponer las medidas episcopales obligatorias.





Prof. Filippo Maria Boscia, Presidente de la Asociación Médica Católica: “La comunión en las manos, es más contagiosa que la comunión en la Boca”

Katholisches  18 de mayo de 2020

(Roma) Numerosas Conferencias Episcopales de todo el mundo, incluidas las de habla alemana, han introducido por la fuerza la comunión en la mano en el Novus Ordo. Lo justifican con medidas de protección contra el coronavirus. Esto lo contradice el Presidente de la Asociación de Médicos Católicos de Italia, Prof. Filippo Maria Boscia.

Existe un creciente debate sobre la utilidad de las medidas radicales estatales. Lo mismo se aplica a la proporcionalidad de los requisitos episcopales que se han convertido en una condición para reabrir las misas públicas.

La confusión van desde una nueva forma distorsionada del catolicismo antiguo (Ostiarier) a la obligación de registrarse y desinfectar y ponerse mascaras en el santuario. Por último, pero no menos importante, las preocupaciones se refieren a un clima de miedo e inseguridad que esto promueve, con el cual la Iglesia corre el riesgo de arrastrar a las personas temerosas aún más profundamente en una espiral de miedo, en lugar de ajustar los estándares que están equivocados con la razón y el juicio.

Sin embargo, el foco de la crítica es por la obligación de dar la comunión en la mano, que fue decretada por los obispos. En los últimos 50 años se ha producido una reeducación total en el mundo de habla alemana en lo que respecta a la recepción de la comunión. En el 2020 muchos católicos ya no saben que la forma apropiada de recibir la comunión es la comunión en la Boca. La comunión en la mano es sólo una excepción tolerada, que fue arrebatada por primera vez a la Santa Sede por los obispos alemanes con una arrogancia alarmante, de manera similar a lo que ocurre hoy en día con el reconocimiento de facto del divorcio, el segundo matrimonio, la intercomunión y las homo-bendiciones. El resultado son numerosas escenas sacrílegas y molestas, como ocurrió en el Réquiem por el Obispo Kurt Krenn 2014 en la catedral de St. Pölten. Cuando uno de los fieles se arrodilló para recibir la comunión, el sacerdote que daba la comunión le silbó diciendo que no debía “alardear” de sí misma.

Con el pretexto de la crisis del Coronavirus, los obispos hicieron de una excepción, que formalmente sólo fue tolerada, una coerción y eliminaron por completo la forma real de recibir la comunión. Si hay una falta de entendimiento entre los fieles, es porque al clero le faltaba antes. La Iglesia es jerárquica, por eso las crisis comienzan desde arriba, no desde abajo.

El profesor Filippo Maria Boscia, presidente de la Asociación de Médicos Católicos en Italia, no está de acuerdo con los obispos. La comunión en la mano no es de ninguna manera más segura, por el contrario, es más contagiosa, según el famoso médico.

El estaba muy contento de que se permitieran de nuevo las misas públicas. Era correcto e importante proteger la salud. Sin embargo, ahora ha estallado una discusión sobre cómo dar la comunión.

“El problema que nos preocupa a todos, a los médicos principalmente, es la propagación del virus. Lo que es seguro es que las manos son la parte del cuerpo más expuesta a los virus, porque tocan todo, desde las cosas infectadas hasta el dinero. Hay gente que está obsesionada con la idea de infectarse y enfermarse. Quiero contar una anécdota:
Al comienzo de mi carrera, un colega mío me entregó una elegante pluma estilográfica para que yo pudiera firmar un certificado. No la quería de regreso porque la había tocado y me la había dado. Debido a que la situación me hizo sentir avergonzado, le compré otra pluma estilográfica, pero él tampoco la quería, porque probablemente la habrían tocado mucho antes que él y yo. Así que ahora tenía dos elegantes plumas estilográficas. Pero él cayó enfermo con un virus y murió, tal vez porque carecía de los anticuerpos “.

Así que ahora a la cuestión de recibir la comunión

“La comunión en la boca es más segura que la comunión en la mano. Las manos, como dije, tocan todo. Así que la comunión en la mano es definitivamente más contagiosa. En África, realicé operaciones en una sala de operaciones que estaba en una carretera polvorienta. No eran condiciones favorables, pero nadie se enfermó por ello. No era un riesgo para estas personas”.

Hay muchas voces en este momento, incluso una propuesta de Alemania para introducir una comunión con pinzas.

“Sí, leí sobre las Pinzas. También la propuesta de distribuir las hostias consagradas en pequeños sobres para llevar. En serio: Después de la gripe española seguimos practicando la comunión oral, y todo fue como antes. Creo que estamos cruzando la línea del sentido común. No deberíamos estar persiguiendo ciertas cosas. Sí, la salud es importante, no hay duda, pero no a la exageración y la extravagancia. Como médico estoy convencido de que la comunión en las manos es menos higiénica y por lo tanto menos segura que la comunión oral.

Aparte de eso: ¿no se nos dice todos los días que no debemos tocar todo, que nos lavemos las manos, que nos desinfectemos, que no nos llevemos las manos a la cara, a los ojos, a la nariz? Tenemos que seguir algunas reglas saludables que son útiles. Sin tener miedos ni especulaciones, sobre todo para evitar perseguir intereses comerciales.”

Mundkommunion-handkommunion-Coronavirus

Los llamados coronatotes (fallecidos por el coronavirus) en Italia tienen una edad media de 80 años. En algunos países son incluso un poco más viejos.

“La fragilidad siempre ha acompañado a la última etapa de nuestras vidas, cuando nuestra salud es más vulnerable. No quiero a nadie ahí procesando el tratamiento de los pacientes. Si tuviera que expresar una crítica, la dirigiría a las familias. Muchos de los muertos murieron en ancianatos. En muchos casos las familias han deportado a sus seres queridos allí. Me pregunto: ¿por qué no los llevaste contigo? A cierta edad las personas necesitan mucha más humanidad que cualquier tratamiento. Desafortunadamente,  hay una tendencia a delegar y hospitalizar. De este modo, hemos esterilizado y estandarizado los ritos de transición, pero deshumanizado y, por lo tanto, hemos perdido el sentido de la compasión, de la piedad en el verdadero sentido de la palabra.”


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Bergoglio guarda silencio ante la persecución de Daniel Ortega a la Iglesia Católica mientras Ortega lo ensalza como “amigo de la revolución sandinista”

Bergoglio ha traicionado a Dios y a la Iglesia. Leemos en los titulares de las noticias:  "Obispos de Latinoamérica apoyan a prelado re...