lunes, 10 de agosto de 2020

Francisco le — puso fin a la Iglesia como la “única” Iglesia de Cristo en continuidad apostólica, la única Iglesia en la que se encuentra la salvación: Americo Mascarucci




Estimado Tosatti,

Me permito hacer una contribución en el debate abierto sobre el Concilio Vaticano II por la intervención del arzobispo Carlo Maria Viganò. Empiezo diciendo que no soy teólogo y que no tengo la misma autoridad y competencia en la materia que los comentaristas ilustres que ya han contribuido a la discusión. Soy sólo un simple periodista apasionado por los asuntos del Vaticano, pasión que me ha llevado a publicar dos libros, ambos con la editorial Historica. El primero, hace dos años, se tituló “La revolución del Papa Francisco: cómo está cambiando la Iglesia de Don Milani a Lutero”; el segundo en enero de 2020, titulado "La Iglesia en la política: cómo el CEI ha cambiado de Ruini al Papa Francisco".
Desde hace años un debate gira en torno a la interpretación del Concilio Vaticano II: una hermenéutica de la continuidad, promovida en primer lugar por Juan Pablo II y luego por Benedicto XVI, según la cual el acontecimiento conciliar estaba en perfecta continuidad con la Tradición y Magisterio de la Iglesia y por tanto con la tradición tridentina. En oposición a esta visión, se ha promovido una hermenéutica de la discontinuidad, sobre todo por parte de los discípulos de la llamada “escuela de Bolonia”, que se desarrolló en torno al culto de dos figuras bisagras del catolicismo progresista, el cardenal Giacomo Lercaro y Don Giuseppe Dossetti, quienes al contrario ve en el Vaticano II una ruptura con la Tradición. 
El historiador Roberto De Mattei en su libro El Concilio Vaticano II (Una historia no escrita) ha refutado la tesis muy querida tanto por Wojtyla como por Ratizinger, la de la hermenéutica de la continuidad, demostrando cómo es imposible separar el Concilio de los errores que lo siguió. Para De Mattei, hay que rechazar la idea de que los errores puedan considerarse como una patología a erradicar de un cuerpo sano. Y hoy, como vemos ciertos comportamientos tipificados por el presente pontificado, la tesis de De Mattei parece afianzarse en todo tipo de evidencias, ya que el Concilio se convierte en el paraguas bajo el cual ahora se vuelven a proponer ciertas posiciones que al menos son cuestionables. .


El Papa Francisco es quizás el mejor ejemplo de cómo el Vaticano II, lejos de querer renovar la Iglesia como signo de unidad y continuidad, fue en cambio el evento que puso fin a la Iglesia como la “única” Iglesia de Cristo en continuidad apostólica, la única Iglesia en la que se encuentra la salvación.

La tesis del teólogo y filósofo Karl Rahner, gran partidario del Concilio como ruptura con la Tradición, parece hoy ser el referente que orienta al actual pontífice: según Rahner, no es la pertenencia a la Iglesia lo que garantiza la salvación sino la conciencia, que si es justa y orientada al bien acerca al hombre a Dios incluso sin creer en él (la teoría del cristianismo anónimo). No por casualidad el pontífice reinante es aplaudido y aclamado más por los ateos que por los católicos practicantes, y nunca ha mantenido en secreto que tiene una afinidad mayor por ciertos no creyentes como Eugenio Scalfari que por los llamados católicos “tradicionalistas”. .


Por tanto, no es posible separar los errores del Concilio: no es posible pensar que el "cisma de Isolotto" - un asunto que se desarrolló en Florencia en la comunidad "católica comunista" en torno a las ideas de Giorgio La Pira - fue el fruto de una interpretación errónea del espíritu conciliar. Así como el compromiso de tantos católicos con el Partido Comunista no puede considerarse una interpretación errónea, o el acercamiento al referéndum del divorcio [italiano] por parte de ilustres sacerdotes y teólogos. Y el “caso Lercaro” ciertamente no fue fruto de una interpretación errónea, ni de la famosa homilía del arzobispo de Bolonia contra la guerra de Vietnam y el imperialismo estadounidense en el apogeo de la Guerra Fría, mientras los comunistas reprimían las revueltas en el países de Europa del Este a sangre, encarcelando, torturando y matando sacerdotes y religiosos.


Como bien aclara el arzobispo Viganò, en realidad el Concilio fue manipulado por verdaderos actos de sabotaje en los que se produjeron actos organizados de conspiración, tanto interna como externamente. Entre ellos, se debe prestar especial atención a la organización llamada "Opus Angeli" que tenía entre sus líderes principales al cardenal belga ultra progresista Leon Suenens y al obispo brasileño Helder Camara, uno de los principales defensores de la Teología de la Liberación (a menudo elogiado por Francisco), que intentó influir por todos los medios posibles en el trabajo y los resultados finales del Concilio, con el apoyo de los poderes de los medios de comunicación. Y aunque fracasaron en su objetivo de que el Concilio aprobara su agenda de derechos civiles, la abolición del celibato sacerdotal, la apertura a la ordenación de mujeres, la reforma de la moral sexual abriendo el camino para el uso de anticonceptivos y la posibilidad del control de la natalidad por parte del Estado, todavía enturbiaron con éxito las aguas, contaminaron los textos y abrieron así la puerta a la interpretación libre y equívoca de la doctrina en clave modernista, base de errores posteriores.


Juan Pablo II trató valientemente de volver al Concilio por el camino correcto, apoyado en esto por el trabajo incansable del cardenal Ratzinger, pero también se dejó llevar por el engaño en algunas cuestiones disruptivas, tal vez porque fue el "primer Papa extranjero" en una Curia vaticana totalmente controlada por italianos, que heredó de la era “montiniana” y en cierta medida estuvo vinculada a la era conciliar y sus errores. De lo contrario, no habría explicación para la decisión de adoptar un enfoque severo hacia el obispo Marcel Lefebvre, el gran oponente del Concilio y fundador de la Fraternidad de San Pío X, una línea dura mantenida con fuerza por el cardenal Achille Silvestrini, el protegido del Secretario de Estado Agostino Casaroli y, como él, promotor de la Ostpolitik, la política de la Iglesia acercándose al mundo comunista soviético. Lefebvre fue excomulgado a petición del ala más extrema izquierda de la Curia romana, a pesar de la opinión contraria de Ratzinger. Pero el arzobispo francés fue castigado, porque paradójicamente fue él quien con mayor determinación denunció la falta de hermenéutica de continuidad del Vaticano II [con la Tradición].


Juan Pablo II ni siquiera fue capaz de frenar y contener el “espíritu de Asís” y todos sus excesos, como ha señalado repetidamente Vittorio Messori, amigo y gran admirador de Wojtyla. Messori denunció la forma en que en la Jornada Mundial de la Paz celebrada en Asís el 27 de octubre de 1986, en presencia de representantes de todas las religiones del mundo, se produjeron hechos inaceptables, incluso hasta el punto de ritos paganos en la Basílica de San Francisco, gallinas sacrificadas en el altar de Santa Chiara, bailes esotéricos, etc. Estos excesos incluso escaparon al conocimiento del propio Ratzinger, que en los días precedentes había intervenido para frenar otras cuestionables iniciativas de sabor sacrílego.


Todo esto sólo sirvió para preparar el terreno para ese ecumenismo que, lejos de favorecer una relación de respeto recíproco entre las diferentes creencias en el signo del diálogo, terminó por legitimar la idea de una iglesia universal, un Dios igual para todos, con cada ser humano libre de elegir la iglesia que mejor se adapte a sus preferencias, porque basta con creer en el único Dios para tener la salvación, independientemente del bautismo. Una idea que se ha ido afirmando con cada vez mayor evidencia en los últimos años, tras la era ratzingeriana marcada por el intento de Benedicto XVI de reafirmar la hermenéutica de la continuidad frente a los esfuerzos del episcopado alemán, inspirado en las ideas del teólogo Hans Kung, para acelerar la ruptura con la Tradición, especialmente en el área de la moral y la independencia de las conferencias episcopales nacionales de Roma. Estos proyectos están encontrando terreno fértil con Bergoglio gracias a la influencia ejercida sobre el actual pontífice por el cardenal alemán Walter Kasper, quien sirvió de inspiración para el Sínodo sobre la Familia y las aperturas a los divorciados vueltos a casar, las parejas que cohabitan y las uniones homosexuales, y también el promotor de una relación cada vez más estrecha con el mundo luterano y protestante.





El Sínodo de la Amazonía fue la consecuencia lógica de una política dirigida al triunfo del sincretismo, en nombre de un Dios universal que como tal puede ser reconocido y venerado bajo cualquier forma, símbolo o divinidad, cristiana o pagana. La Iglesia católica se ha reducido ahora a ser una simple agencia de promoción del bien, una especie de ONG capaz de ayudar a las personas, de solidaridad y acogida. Ya no tiene ningún objetivo de conversión, pero también está interesado en someter la fe a un proyecto de globalismo planetario (lo que explica que el Corán se recite en la iglesia como un signo de respeto por los inmigrantes musulmanes acogidos en nombre del humanitarismo universal-sorosiano) .


El arzobispo Viganò tiene razón; Ha llegado el momento de discutir el Concilio Vaticano II y los frutos que ha producido, con la esperanza de que un futuro Papa adopte la misma petición de una revisión profunda del signo de la única fe verdadera, el único Evangelio verdadero, el único verdadero Magisterio, el único verdadero Verbo Encarnado, Jesucristo Hijo de Dios, Dios hecho hombre para la salvación de la humanidad.

Américo Mascarucci

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Bergoglio contradice la Palabra de Dios y las enseñanzas de la Iglesia

  "Tal sabiduría no desciende de lo alto, sino que es terrena, natural, demoníaca." Santiago, 3:15   y los que viven según la car...