viernes, 11 de enero de 2019

Contra la Iglesia venezolana, Francisco envió un representante a la ceremonia de asunción del dictador comunista Nicolás Maduro




Pese a que la Iglesia venezolana se mostró crítica y consideró “ilegítima” la jura del dictador, Francisco insiste en no romper relaciones con el régimen de Maduro

Vicente Montesinos

Mientras que la iglesia venezolana se mostró crítica y consideró “ilegítima” la bochornosa jura del dictador, Francisco insiste en su política de no romper relaciones con Venezuela, como sí lo hicieron EEUU, la mayoría de los países de América Latina y la Unión Europea.
Este jueves, Francisco envió a Monseñor George Koovakod al acto de asunción de Maduro para el período 2019-2025. Koovadokun es el encargado de negocios de la Santa Sede, y Maduro le agradeció su presencia al inicio de su discurso.
El lunes pasado, tras las críticas de 20 ex presidentes, el papa Francisco ratificó que no piensa “interferir” en las crisis de Venezuela y Nicaragua.
Francisco subrayó que “la Santa Sede no busca interferir en la vida de los Estados” y dijo que su pretensión es “ponerse al servicio del bien de todo ser humano” y “trabajar por favorecer la edificación de sociedades pacíficas y reconciliadas”.
Todo ello a pesar de que la Iglesia venezolana alertó que la jura de Maduro es “ilegítima”. Los obispos venezolanos afirmaron en la previa que “todas las dudas” enmarcan la jura que hizo Nicolás Maduro este 10 de enero, un nuevo mandato presidencial que la oposición y parte de la comunidad internacional no reconocen. El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Monseñor José Luis Azuaje ha añadido además que el Gobierno de Maduro ha causado “un deterioro humano y social en la población y en las riquezas de la nación”. Y que un nuevo mandato de Maduro “se ha hecho ilegítimo y moralmente inaceptable”.
Azuaje fue enfático en pedirle a los opositores venezolanos “consolidar una unidad política, dejar los intereses partidistas, los intereses personales para entrar en un interés social, del pueblo”.
La Iglesia Católica venezolana ha mantenido tensas relaciones con el Gobierno chavista casi desde su instalación, en 1999, y ha sido considerada por la Administración de Nicolás Maduro como un agente político que busca la desestabilización de Venezuela.
Sin embargo el dictador venezolano no tiene nada que temer. El “Sumo Pontífice” de la Iglesia Católica le presta todo su apoyo.
Bergoglio, firme en sus planes…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Bergoglio ha creado una secta cismática parasitaria en contradicción con la enseñanza del Papa Benedicto XVI de una “hermenéutica de la continuidad”

    Otra iglesia: Francisco celebra la ruptura con la liturgia romana es.news/ Francisco publicó el 29 de junio la Carta Apostólica   Deside...