martes, 29 de diciembre de 2020

Trump decreta que Estados Unidos celebre el aniversario del martirio de Santo Tomás Becket

 Asesinado hace 850 años por defender la libertad de la Iglesia frente a su rey



La Casa Blanca ha publicado un comunicado por el cual el presidente Donald Trump alaba la figura de Santo Tomás Becket, de quien hoy se cumple el 850 aniversario de su martirio. Becket fue estadista, erudito, canciller, sacerdote, arzobispo y, según Trump, «un león de la libertad religiosa».


(InfoCatólica) El comunicado de la Casa Blanca recuerda que mucho antes de que «el derecho al libre ejercicio de la religión fuera consagrado como la primera libertad de Estados Unidos en nuestra gloriosa Constitución, Thomas dio su vida para que, como dijo, la Iglesia alcance la libertad y la paz"».

El texto explica la vida y obra del mártir. Hijo de un alguacil de Londres y descrito como «un empleado humilde» por el rey que hizo que lo mataran, Becket se convirtió en el líder de la iglesia en Inglaterra. Cuando la corona intentó invadir los asuntos de la casa de Dios a través de las Constituciones de Clarendon, Santo Tomás se negó a firmar el documento. Cuando el furioso rey Enrique II amenazó con despreciarlo de la autoridad real y le preguntó por qué,el arzobispo Becket respondió que «Dios es el gobernante supremo, por encima de los reyes» y «debemos obedecer a Dios antes que a los hombres».

Debido a que Santo Tomas no consintió en someter a la iglesia al estado, se vio obligado a perder todas sus propiedades y huir de su propio país. Años más tarde, después de la intervención del Papa, a Becket se le permitió regresar y continuó resistiendo las opresivas interferencias del Rey en la vida de la iglesia. Finalmente, el rey se cansó de la incondicional defensa de la fe religiosa del santo y, según los informes, exclamó consternado: «¿Nadie me librará de este sacerdote entrometido?»

Los caballeros del rey respondieron y cabalgaron hasta la catedral de Canterbury para entregarle un ultimátum a Becket: ceder a las demandas del rey o morir. La respuesta de Santo Tomás resuena en todo el mundo y en todas las épocas. Sus últimas palabras en esta tierra fueron estas: «Por el nombre de Jesús y la protección de la Iglesia, estoy dispuesto a abrazar la muerte». Vestido con túnicas sagradas, santo Tomás fue asesinado donde estaba, dentro de las paredes de su propia iglesia.

El comunicado acaba así:

Para honrar la memoria de Thomas Becket, los crímenes contra las personas de fe deben cesar, los presos de conciencia deben ser liberados, las leyes que restringen la libertad de religión y creencias deben ser derogadas y los vulnerables, indefensos y oprimidos deben ser protegidos. La tiranía y el asesinato que conmocionaron la conciencia de la Edad Media nunca deben volver a ocurrir. Mientras Estados Unidos se mantenga firme, siempre defenderemos la libertad religiosa.

Una sociedad sin religión no puede prosperar. Una nación sin fe no puede perdurar, porque la justicia, la bondad y la paz no pueden prevalecer sin la gracia de Dios.

AHORA, POR LO TANTO, yo, DONALD J. TRUMP, Presidente de los Estados Unidos de América, en virtud de la autoridad que me confieren la Constitución y las leyes de los Estados Unidos, por la presente proclamo el 29 de diciembre de 2020 como el 850 aniversario del martirio de Santo Tomás Becket. Invito al pueblo de los Estados Unidos a observar el día en escuelas e iglesias y lugares habituales de reunión con ceremonias apropiadas en conmemoración de la vida y legado de Tomás Becket.

Santo Tomás Becket fue  canciller de Inglaterra (1155-1162) y arzobispo de Canterbury (1162-1170). Nació en Cheapside (Londres) el 21 de diciembre de 1118 y murió en la catedral de Canterbury (Kent) el 29 de diciembre de 1170.

 

1 comentario:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Quien Obedece a Bergoglio desobedece a Dios

Laicos Unidos en Cristo:   San Vicente Ferrer enseña que quien obedece a un falso papa viola el Primer Mandamiento y comete el grave pecado...