martes, 8 de febrero de 2022

Cristo se apareció al rey portugués para vencer a los moros

 El Milagro de Ourique &
El nacimiento de Portugal

Escrito por el Blog: Tradition in Action
Traducido por el Blog: Religión la Voz Libre

En la batalla de Ourique de 1139 nació el reino portugués. Enfrentados a los infieles musulmanes, los portugueses se encontraron muy superados en número, y muchas crónicas serias de la época citan 100 musulmanes por cada lusitano. En esa situación crítica, Nuestro Señor vino a ayudar a los católicos y ordenó que Don Afonso Henriques se convirtiera en el primer Rey de ese pueblo. Lo que sigue es el texto traducido de la Crónica del Rey Don Afonso Henriques (1er Rey de Portugal).
 

 

Hay una larga y sólida tradición en Portugal de la aparición de Cristo Nuestro Salvador al Rey Don Afonso Henriques, hecho que es confirmado por los escritos de nuestros propios autores portugueses, así como de muchos de otros países, autentificando así el favor que Dios Nuestro Señor quiso dar a la nación portuguesa. Como prueba aún mayor, el mismo Señor ordenó -de forma providencial- que se nos diera un testimonio ilustre de esta verdad.
El Rey Don Afonso Henriques, primer Rey de Portugal
Se trata de un documento auténtico en el que el propio rey Don Afonso jura sobre los Santos Evangelios cómo vio con sus propios ojos al Salvador del mundo en su gran belleza, como registramos en el relato que sigue.
Este documento fue encontrado en el año 1506 en el archivo del Real Monasterio de Alcobaça por el Dr. Fray Bernardo de Brito, principal cronista de Portugal, a quien el Reino debe no sólo la gloria que obtuvo con sus escritos, sino también este valioso documento que encontró. Se trata de un pergamino con escritura antigua, ya desgastada, con el sello de El Rey Don Afonso y otros cuatro de cera roja, colgados de hilos de seda del mismo color, verificados y confirmados por personas de la mayor autoridad, los mayores expertos en el valor de los documentos históricos.
El Dr. Fray Lorenzo del Espíritu Santo, a la sazón Abad de aquella casa general de la Orden del Císter en este Reino, persona de gran erudición y mucha prudencia, consideró que era voluntad de Dios que este testimonio se divulgase a todos. Así, llevó el pergamino a Lisboa y lo mostró a los señores del gobierno, y después viajó a la corte de Madrid y lo presentó al rey católico Felipe II. Muchos grandes de su corte también lo vieron, y fue venerado y estimado por todos como un documento de gran valor.
El contenido del documento es el siguiente
Yo, Afonso, rey de Portugal, hijo del conde Henrique [de Borgoña] y sobrino del gran rey Alfonso [de Castilla y León], en presencia de vos, obispo de Braga y obispo de Coimbra y Teotônio, y de todos los numerosos vasallos de mi reino, juro sobre esta Cruz de metal y este libro de los Santos Evangelios, sobre el que pongo mis manos, que yo, miserable pecador, vi con estos indignos ojos a Nuestro Señor Jesucristo extendido en la Cruz de la siguiente manera:

 

El viejo ermitaño visita a Don Afonso después de su sueño profético
Estaba yo con mi ejército en las tierras del Alentejo, en el campo de Ourique, preparándome para entrar en batalla con Ismael y otros cuatro reyes moros que habían reunido miles de hombres. Y los míos, temerosos de su multitud, estaban excesivamente turbados y tristes, hasta el punto de que algunos decían públicamente que era imprudente continuar este viaje.

Y yo, preocupado por lo que oía, comencé a considerar lo que debía hacer. Estando en mi tienda, tenía conmigo un libro en el que estaban escritos el Antiguo Testamento y el de Jesucristo. Lo abrí y leí en él la victoria de Gedeón. Y me dije: "Tú sabes muy bien, Señor Jesucristo, que es por amor a Ti que tomé esta guerra contra tus adversarios. Ahora, está en tus manos darme a mí y a mis hombres la fuerza para destruir en tu Nombre a estos blasfemos".
Dichas estas palabras, me quedé dormido sobre el libro, y comencé a soñar que veía a un anciano que se acercaba a mi tienda. Me dijo: "Afonso, ten confianza, porque vencerás y destruirás a esos reyes infieles, aplastarás su poder y el Señor se te aparecerá".

Todavía estaba teniendo esta visión cuando llegó mi chambelán João Fernandes de Souza, diciéndome "Despiértese, mi señor, porque está aquí un anciano que quiere hablar con usted".
Respondí: "Que entre, si es católico".
Y en cuanto entró, lo reconocí como el mismo que había visto en mi sueño.
Me dijo: "Señor, ten valor. Conquistarás y no serás conquistado. Eres amado por Nuestro Señor, porque Él ha mirado con misericordia a ti y a tu progenie después de que tus días terminen hasta la 16ª generación. Entonces vuestra sucesión disminuirá, pero incluso así disminuida, Él volverá a poner sus ojos en ella y se ocupará de ella.
Me ordena que te diga que cuando en esta noche oigas la campana de mi ermita, en la que he vivido en medio de los infieles durante 66 años custodiado por el favor del Altísimo, dejes tu campamento solo -sin ningún asistente- porque Él quiere mostrarte su gran amor paternal.
"Prosternándome en el suelo con gran reverencia, veneré al embajador enviado a mí y a Quien lo envió. Y permaneciendo en oración, esperé la campana. A la hora de la segunda franja de la noche oí la campana. Entonces, armado con mi espada y mi escudo, salí del campamento. De repente vi en la parte derecha del cielo, en el Este, una luz resplandeciente, que se iba definiendo y agrandando a medida que pasaba la hora.

 

Y manteniendo mis ojos fijos en ella, vi de repente en ese rayo el signo de la Cruz, más resplandeciente que el Sol, y un gran grupo de jóvenes resplandecientes, que creí que eran los Santos Ángeles. Al ver esta visión, dejé a un lado mi espada y mi escudo y caí de rodillas; entre lágrimas empecé a pedir fuerzas para mis vasallos. Sin ningún temor, dije:

"¿Por qué te me apareces, Señor? ¿Acaso quieres aumentar la fe de quien tanto tiene? Sería mejor ciertamente que te vieran los enemigos para que creyeran en ti, que yo, que desde el bautismo te conozco como el verdadero Dios, Hijo de la Virgen y del Padre Eterno, como te conozco ahora."
La Cruz era de una grandeza maravillosa, elevándose de la tierra casi 10 metros. El Señor, con un tono de voz muy afable que mis indignos oídos escucharon, me dijo:
"No me aparezco a ti de esta manera para aumentar tu fe, sino para fortalecer tu corazón para este conflicto, y para establecer el comienzo de tu Reinado sobre una roca firme. Confía, Afonso, porque no sólo ganarás esta batalla, sino todas las demás en las que luches contra los enemigos de Mi Cruz. Encontrarás a tu pueblo alegre y fortificado para el combate, y te pedirán que entres en batalla con el título de Rey. No pongas ninguna dificultad, sino cede de buen grado a todo lo que te pidan.
"Yo soy el Fundador y Destructor de reinos e imperios, y deseo -en ti y en tus descendientes- fundar para Mí un Imperio, por el cual Mi nombre será conocido en las naciones lejanas. Y para que tus descendientes sepan Quién les dio el Reino, deberás poner en tu escudo el precio con el que redimí al género humano [la Cruz y las cinco llagas], así como aquel con el que fui vendido por los judíos [las 30 monedas], y será para Mí un Reino santo, puro en la fe y amado por Mí."

Escudo de Portugal


 


Las cinco llagas de Cristo están simbolizadas por los cinco escudos del escudo de Portugal

Al oír estas cosas, me postré en el suelo y le adoré, diciendo: "¿Por qué mérito, oh Señor, me muestras tan gran misericordia? Pon, pues, tu benigna mirada en los sucesores que me has prometido y protege al pueblo portugués. Y si sucede que Tú has planeado enviarles algún castigo, que caiga sobre mí... y libera a este pueblo al que amo como a un hijo único.
Consintiendo en esto, el Señor me dijo: "Mi misericordia no te abandonará nunca, ni a ti ni a tu pueblo, pues por medio de ti he preparado grandes cosechas y las he elegido para mis cosechadores en las tierras más remotas".
Dichas estas palabras, desapareció y yo, lleno de confianza y con el ánimo por las nubes, me volví al campamento.

 

Y para que esto sea conocido como la verdad, yo, don Alfonso, juro por los Santos Evangelios de Jesucristo, sobre los que pongo mi mano. Y, por tanto, mando a mis descendientes que me sucederán siempre, que en honor a la Cruz y a las cinco llagas de Jesucristo, pongan en su escudo los cinco escudos en forma de cruz, y sobre ellos, las 30 monedas. Y que tomen como sello la serpiente de Moisés, que es la figura de Cristo. Este debe ser el trofeo [el escudo] de nuestro Reino. Y si alguien pretende lo contrario, que sea maldecido por el Señor y atormentado en el infierno con Judas, el traidor.

Esta carta fue escrita en Coimbra el 29 de octubre del año 1152, [Firmada] Yo, el Rey Don Afonso.
Translated from Cronica de Don Afonso Henriques by Frei Antonio Brandão
Porto: Livraria Civilização Editora, 1945
Posted October 2, 2008
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Bergoglio ha creado una secta cismática parasitaria en contradicción con la enseñanza del Papa Benedicto XVI de una “hermenéutica de la continuidad”

    Otra iglesia: Francisco celebra la ruptura con la liturgia romana es.news/ Francisco publicó el 29 de junio la Carta Apostólica   Deside...