lunes, 6 de julio de 2020

Decir que Jesús fue un inmigrante o un refugiado es un engaño: Egipto fue una provincia del Imperio romano

La Sagrada Familia no era estuvo refugiada no fue inmigrante ya que se movilizó dentro del Imperio Romano, de la misma manera que un ciudadano estadounidense que se muda de una ciudad a otra dentro de los Estados Unidos no es un inmigrante, como tampoco es un refugiado un ciudadano europeo que cambia de ciudad dentro de la Unión Europea.




Fuente cronicasdepapafrancisco
Traducción: Religión la Voz Libre
Hablando de la nueva letanía: Consuelo de los inmigrantes
(…) Por supuesto, estamos hablando de personas en dificultades cuyo título mariano ya existía: Consolatrix afflictorum, ora pro nobis… Consoladora de los afligidos, a través de la cual se contempla a cada persona afligida por los acontecimientos e injusticias de su tiempo. Con este término, repetimos, todos los pueblos de todos los tiempos, en este “valle de lágrimas” (como expresamos en el Salve Regina) se identifican, nada que ver, por lo tanto, con las acusaciones de racismo para los que no acogen esta “novedad”…
Además, fue el mismo Papa Francisco quien dijo que “demasiados títulos marianos” no eran aconsejables y que realmente se arriesgaban a terminar en una “tontera”, es decir… tonterías… ya que la Virgen María no los necesitaba en absoluto:

“No nos perdamos en tonterías”, no nos perdamos en absurdos, en bobadas – “en cháchara” en la traducción oficial -, dijo sobre la investigación secular de la teología y la espiritualidad mariana. “Es así de simple. No exige nada más”. Los otros títulos, por ejemplo los del himno de Akathistos, o las letanías lauretanas, sin embargo los títulos milenarios de alabanza a María, para Francisco “no añaden nada”.
Y siempre fue el Papa Francisco quien quitó la única misa pontifical pública (en privado se celebra) para la Solemnidad del 15 de agosto de la Asunción al Cielo, pero eso es otro asunto. ¿Por qué, ahora, añadir incluso tres títulos? Si los nuevos “títulos” no sirven para nada y no añaden nada a la Virgen, ¿por qué añadirlos él mismo?
El punto es que, de tres títulos dos son correctos porque son cristológicos, el tercero no es necesariamente “herético” sino ficticio, es falso y pocos se darán cuenta. Los títulos marianos, de hecho, se refieren al Hijo Jesús: Jesús es esa Misericordia que invocamos a través de la Madre en todas las vicisitudes de la Iglesia en el curso de la historia, que en Cristo es de hecho el refugio, la ayuda, la torre de la salvación, la estirpe davidica, nuestra esperanza, salus infirmorum, la estrella de la mañana, el Arca fiel, la reina de los patriarcas, etc…

No trataremos aquí, ahora, la cuestión de la reciente disputa sobre ciertas “antipatías” (de Fco) hacia títulos más ortodoxos como la Corredentora, la Medianera (para la que también hay una fiesta litúrgica) y Abogada… pero no parece en absoluto accidental proponer un “reemplazo” para ellos
Y entonces… ¿quiere (Fco) que creamos que JESÚS ES EL INMIGRANTE? (según la nueva letanía impuesta por Fco en el Rosario: Auxilio/ayuda de los inmigrantes) ¡Aparentemente!
Eso es lo que queremos decir con FALSO… Jesús nunca ha sido un emigrante y ni siquiera el hijo de emigrantes como se entiende hoy en día por el bien común e ideológico de este tiempo. Don Tarcisio Stramare, Oblato Giuseppino, famoso biblista, teólogo y estudioso autorizado de San José y la Sagrada Familia, lamenta mucho el feo giro que ha tomado un cierto cuidado pastoral que puede estropear la identidad de la Sagrada Familia….

“No es así, no es correcto decir que Jesús era hijo de emigrantes y por lo tanto un emigrante”, dice con pena. A la luz de las categorías actuales -explica el oblato- la huida a Egipto, no puede calificarse como emigración, a lo sumo la Sagrada Familia habría sido considerada como refugiada o exiliada. Con toda sinceridad no me gustan, hablo en términos generales, estas yuxtaposiciones con la estricta actualidad y con categorías sociológicas o políticas. Hoy en día está de moda decir que todos los que se mueven son emigrantes y hay una tendencia a instrumentalizar a Jesús y a la propia Sagrada Familia con fines políticos”.
El escenario tomado de los Evangelios en el que Jesús nace en una gruta-establo, no se le pone en una cuna sino en un pesebre (una prefiguración de la Sagrada Eucaristía y el Sagrario), inmediatamente y sin duda la pesadilla de una represión sangrienta (la “masacre de los inocentes”) y la Sagrada Familia debe tomar el camino de la clandestinidad, refugiándose en el vecino Egipto. Pero estos escenarios no pueden ser usados – doctrinalmente – con una aplicación artificial de las atormentadas historias de inmigrantes, nómadas, inmigrantes ilegales que ocupan nuestros periódicos, fusionándolos con la historia del Divino Niño Jesús de Belén.
En verdad, lo que debe ser captado por estas narraciones que conciernen a TODOS los hombres y en todos los tiempos es la sombra de la Cruz que – CUALQUIER AFECTADO Y OPRIMIDO POR LAS INJUSTICIAS DEL PROPIO TIEMPO – puede y debe hacer su propia CONVERSIÓN A ESE NIÑO DIVINO, el único que salva…
Alguien ha asociado, por ejemplo, el pesebre a un SARCOFAGO, para luego relacionarlo fácilmente con los “barcos de los inmigrantes”…. pero esto es un tremendo engaño!!! Es un verdadera desconcierto respecto de los hechos relatados por los Evangelios. Don Tarcisio, al respecto, añadió de nuevo: “La Sagrada Familia, como todos los de la época, además, se había desplazado no por motivos de emigración, sino para responder al censo, para registrarse y pagar el tributo esperado, un acto de administración normal entonces. El Evangelio es claro.

Tal vez la referencia sea al posterior traslado a Egipto, pero aún así no podemos hablar de emigrantes”…
Hay un último malentendido que aclarar, explican desde el blog de BastaBugie. El prólogo del Evangelio de San Juan dice: “El mundo fue hecho por Él, / pero el mundo no lo reconoció. / Vino a los suyos / pero los suyos no lo recibieron”.

Estas palabras no se refieren (como afirman los modernistas) a un inexistente “Jesús emigrante”, sino a la no recepción de su proclamación. De hecho, Jesús murió crucificado. Es decir, se refiere a la fe cristiana.
Jesús no vino al mundo para patrocinar la caótica política migratoria que defienden hoy los globalistas, sino que vino para anunciar que Dios se hizo Hombre y está presente entre nosotros para derrotar el mal, el pecado y la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Quien Obedece a Bergoglio desobedece a Dios

Laicos Unidos en Cristo:   San Vicente Ferrer enseña que quien obedece a un falso papa viola el Primer Mandamiento y comete el grave pecado...