s√°bado, 28 de marzo de 2020

Himno a San Sebasti√°n en Tiempos de Peste ūüߨ




Tomado del Oficio Rakocziano, pág. 189. Traducido por Jorge Rondón Santos en 1:26 Miles Christi


 
    
LAT√ćN
Sebasti√°ne, M√°rtyrum,
Et gemma Christi mílitum!
Cui fuere spícula
Pennæ ad beáta gáudia:
√ďculo fid√©li r√©spice
Contagiónis témpore,
Et sanitátis ímpetra
Tibi dicátis tempéra.
   
Antiphona: O magnæ fìdei Sancte Sebastiáne, miles Beatíssime, cujus méritis, et précibus tota Pátria Lombardíæ, a mortífera peste fuit liberáta; intercéde pro nobis ad Dómimum nostrum Jesum Christum, ut nos tuo beáto intervéntu ab ipsa peste epidémiæ, ab improvísa morte, et ab omni adversitáte córporis, et ánimæ liberáre et defendére dignétur, donétque nobis tantum vitæ spátium, et tantam emendatiónem peccatórum nostrórum, ut post hoc exílium sacris tuis précibus cum Christo collætémur.
  
℣. Ora pro nobis, Sancte Martyr Sebasti√°ne.
℞. Ut mere√°mur pestem epid√©mi√¶ ill«Ĺsi pertrans√≠re, et promissi√≥nem Christi obtin√©re.
 
Orémus:
  
ORATIO
Pr√¶sta; qu«Ĺsumus, omn√≠potens Deus: ut interced√©nte beato Sebasti√°no Martyre tuo, et a cunctis adversit√°tibus lib√©remur in c√≥rpore, et a pravis cogitati√≥nibus mund√©mur in mente.
 
Deus, qui mos conc√©dis Sancte M√°rtyris tui Sebasti√°ni mem√≥riam sol√©mniter celebr√°re: da nobis p√°riter in √¶t√©rna beatit√ļdine, in ej√ļsdem societ√°te gaud√©re. Per Christum D√≥minum nostrum. Amen.
 
TRADUCCI√ďN
Sebasti√°n, gema de los m√°rtires
Y soldados de Cristo,
Al cual las alas de las flechas sirvieron
Para ir a las alegrías bienaventuradas;
Míranos con tu fiel mirada
En este período de contagio,
Y obten para nosotros
Tiempo de sanación.
  
Ant√≠fona: Oh gran hombre de fe, sant√≠simo Sebasti√°n, bendit√≠simo soldado, por cuyos m√©ritos y oraciones, toda la naci√≥n de los Lombardos fue librada de una plaga mort√≠fera; intercede por nosotros ante Nuestro Se√Īor Jesucristo, para que nosotros, por tu bienaventurada intervenci√≥n, podamos ser librados de esta plaga epid√©mica, de la s√ļbita e improvisa muerte, y de toda adversidad de cuerpo y alma. L√≠branos, y d√≠gnate defendernos, y conc√©denos tal longitud de vida, y una gran enmienda de nuestros pecados, para que despu√©s de este exilio, por tus santas oraciones, podamos regocijarnos con Cristo.
  
℣. Ruega por nosotros, San Sebasti√°n m√°rtir.
℞. Para que merezcamos pasar ilesos esta epidemia de peste, y obtener las promesas de Cristo.
  
Oremos:
  
ORACI√ďN
Concédenos, te suplicamos, Dios omnipotente, que por la intercesión de tu bienaventurado mártir San Sebastián podamos ser librados de toda adversidad en el cuerpo y nuestras almas sean purificadas de todo mal pensamiento.
  
Oh Dios, que nos concediste celebrar solemnemente la memoria de tu m√°rtir San Sebasti√°n, danos el poder regocijarnos en su misma compa√Ī√≠a en la bienaventuranza eterna. Por Jesucristo Nuestro Se√Īor. Am√©n.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Quien Obedece a Bergoglio desobedece a Dios

Laicos Unidos en Cristo:   San Vicente Ferrer ense√Īa que quien obedece a un falso papa viola el Primer Mandamiento y comete el grave pecado...